Una conciencia de conformidad

La ausencia de fuerza en los ideales es un tema preocupante hoy en día. Resultado de una educación social que raya lo inexistente y de una excesiva sobreprotección a las nuevas generaciones la conciencia colectiva se ha degradado a lo más banal. No queda espacio para el pensamiento complejo.

El motor que azuzaba el lento avance de la sociedad, que siempre ha sido la juventud, ha sido bombardeado sin descanso por muestras de superficialidad que lo han averiado.

Lejos de establecer una afinidad a alguna ideología, cualquiera que fuese, el colectivo de la población muestra un conformismo alarmante.

No es extraño escuchar en boca del ciudadano de a pie las mismas palabras que el noticiario de la mañana ha escupido a la pantalla del televisor de su casa. Y es que parece que el esfuerzo por hacerse con una mentalidad propia no merece la pena para una buena parte de este grupo de la población.

Cuando, tras una repentina declamación de la intención de voto a determinada formación política, Fulanito de tal es incapaz de dar una respuesta coherente a las razones que lo han llevado a dicha decisión e incluso desconoce el primer punto del programa de su partido, uno no puede evitar sentirse abatido.

Ya sea por herencia, por roce, o por simple capricho, cada vez es más común que la inclinación a una serie de ideas no tenga su semilla en la propia persona. La individualidad renquea moribunda a través de una sociedad a la que se le han ido arrebatando inquietudes.

Y lo cierto es que no se trata de un hecho exclusivo al contexto político. La banalidad parece dominar el planeta hasta el punto de proclamarse como el suelo en el que hay que poner los pies, y el que intenta adquirir un pensamiento propio es señalado como el elemento disonante de la orquesta hasta que no queda más que la resignación a aceptar la melodía mayoritaria.

Quizás una educación plural, que nada tiene que ver con el estándar vigente, halle el modo de enfocar el aprendizaje, no solo al más que necesario conocimiento, sino que también a una cultura olvidada, un interés por el desarrollo individual de una conciencia capaz de tomar sus propias decisiones y de generar un pensamiento que pueda elegir y cuestionar más allá de la opiniones de otros, ya sean conocidos, desconocidos, famosos de circo o intelectuales.

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Entregaremos la mejor calidad posible.

  • Daremos libertad a los colaboradores en forma y contenido. Si es valioso, tendrá un sitio.

  • Nadie cerrará la página sin aprender algo nuevo.

  • Haremos que los lectores se interesen por temas de los que aún no saben nada.

  • Reivindicamos el valor de la subjetividad, sin escondernos en una supuesta objetividad para no tomar partido.

  • Lucharemos por ser mejores y dar más a nuestros lectores cada día.

  • No callaremos ante las injusticias con un silencio cómplice.

  • Uniremos nuestra voz con más proyectos interesante. Juntos llegaremos más lejos.

 

¡Bienvenid@ y muchas gracias por visitarnos!

 EL TANQUE ROJO :
  post recientes  
  SÍGUENOS  
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
 búsqueda por tags 
entradas relacionadas::

© 2016 El Tanque Rojo

  • Facebook B&W
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter B&W
  • Blanco Icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now