1. El azul, el verde, el arce. (El Potro - Capítulo 1)

Capítulo de introducción para el relato corto de El Potro. Historia de corte existencialista que explora la ficción de una vida de deseos, emociones, límites y decisiones.

1. El azul, el verde, el arce.

En el primer instante fue la brillante luz blanca la que activó todos sus sentidos. Cómo un telón que se alza para descubrir el primer acto, el destello inicial iba dando paso a una claridad que desvelaba poco a poco, sin prisa, manteniendo un suspense sin expectativas, un mundo infinito que parecía abrazar desde el primer momento la existencia de su nuevo hijo.

Mientras se alzaba por primera vez sobre sus cuatro patas escuchaba relinchar a quien le había traído al mundo. Notó cómo algo invisible le empujaba suavemente, poniendo a prueba su aun endeble equilibrio. Tuvo frío por primera vez mientras se acurrucaba sobre el lomo de su madre. “Solo es viento” le susurraba el mundo, su mundo. “Solo es viento”.

El tiempo, eterno espectador neutral, le revelaba más de la vida en la que se adentraba corriendo incansable a su lado por el verde suelo que lo había visto nacer. Siempre corría. Trataba de alcanzar el azul que empezaba en el lugar que los ancianos llamaban horizonte, y que sin excepción, todos los días se le escapaba. Los resoplidos le acompañaban cuando regresaba exhausto: “Nadie corre más rápido que el horizonte”. Pero los susurros, los susurros del mundo en su corazón siempre le animaban a intentarlo: “Cada día vas más lejos”.

Una ocasión pareció que el azul estaba cerca. Corrió por la ladera subiendo con toda la fuerza que le permitían sus patas hacia donde el verde acababa. Pero cuando alcanzó por fin la cima, agotado, observó que esta descendía de nuevo y el horizonte volvía a escaparse. Se dejó caer bajo la sombra sintiendo como la pena acallaba los susurros de su corazón y, cómo el horizonte, escapaban sus sueños.

Cuando alzó la mirada hacia las hojas del árbol que le protegía, vio cómo éstas se apartaban para mostrarle a través de un resquicio de luz entre su tupida presencia, una pequeña porción de azul. Fue solo un instante, pero le bastó para comprender que estaba más cerca. Miró el árbol bajo el que estaba tumbado, un gran arce que parecía observarlo, que se alzaba hacia el cielo, que se aproximaba al azul más de lo que él se había acercado. Dejó que la cálida mirada de su nuevo amigo despejase la tristeza de sus jóvenes ojos, notó como el mundo volvía a palpitar en su cuerpo: “Cada día vas más lejos. Cada día más cerca”.

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Entregaremos la mejor calidad posible.

  • Daremos libertad a los colaboradores en forma y contenido. Si es valioso, tendrá un sitio.

  • Nadie cerrará la página sin aprender algo nuevo.

  • Haremos que los lectores se interesen por temas de los que aún no saben nada.

  • Reivindicamos el valor de la subjetividad, sin escondernos en una supuesta objetividad para no tomar partido.

  • Lucharemos por ser mejores y dar más a nuestros lectores cada día.

  • No callaremos ante las injusticias con un silencio cómplice.

  • Uniremos nuestra voz con más proyectos interesante. Juntos llegaremos más lejos.

 

¡Bienvenid@ y muchas gracias por visitarnos!

 EL TANQUE ROJO :
  post recientes  
  SÍGUENOS  
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
 búsqueda por tags 
entradas relacionadas::

© 2016 El Tanque Rojo

  • Facebook B&W
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter B&W
  • Blanco Icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now