VELCORO: “Los peores monstruos a fin de cuentas no te acechan en sueños, sino a plena luz del día. Y

Velcoro es la banda que abrirá el primer Ciclo 3ETR, el mismo día de la presentación de nuestra revista. Son de Zaragoza y llevan 2 años creciendo sin parar y despuntando en la escena rock aragonesa. Nos han prestado un poco de tiempo para hablar de su pasado, su presente y su futuro.

Chicos, me gustaría empezar por el nombre: ¿Qué es lo que tiene “True Detective” y, más concretamente, el personaje interpretado por Colin Farrell en su 2ª temporada para que os decantéis por su apellido?

La verdad es que menos uno todos nos hemos visto la serie y, en general, nos mola mucho. Sobre todo la primera, por la estética, el personaje de McConaughey y toda la trama. Sí que es verdad que si las comparas, la segunda temporada es una mierda. Pero tiene ese personaje, Ray Velcoro que a todos nos cautivó cuando la vimos. El tío es mal padre, mal policía, le da a las drogas y quizá en el fondo ni sea un buen hombre y sin embargo, acaba siendo el héroe de la historia incluso con un puntito de épica.

Ahora necesito que os defináis un poco. ¿Qué es lo que Velcoro quiere transmitir?

Podríamos explicar cualquier chorrada sobre las sensaciones que queremos transmitir, pero realmente estaríamos mintiendo. Trabajamos para que nuestra música nos guste, suene a lo que nos gusta, y si es posible, guste a la gente.

¿Cómo es el proceso de composición de una canción en Velcoro?

Normalmente, solemos llevarnos las ideas de casa, todos nosotros, ya sea una canción completa, un riff, una progresión de acordes… Y aquí hay dos posibles vías, o nos coge inspirados y en el local, entre todos, le damos desarrollo hasta completarla, o vuelve a casa hasta que a alguno se nos ocurre cómo seguir. Es un proceso lento y, en nuestro caso, tocar una canción en directo no es sinónimo de que esté terminada. Muchas veces las canciones siguen evolucionando, en los ensayos entre conciertos, hasta que por fin suenan como nosotros queremos. En ocasiones resulta agotador, pero en la mayoría de los casos acaba mereciendo la pena. En ese aspecto habría que señalar a David y Gonzalo como los promotores del cambio, siempre con ideas nuevas para canciones aparentemente terminadas, Javier, José Luis y Jorge son más conservadores al respecto, lo que, en algún sentido, ayuda a mantener la esencia de la canción intacta. Esta combinación hace que las canciones evolucionen pero sigan conservando ese toque que caracteriza, para nosotros, a cada una de ellas y que se encontraba en la idea que las impulsó.

Por deformación profesional me interesan mucho las letras. ¿Qué significan para vosotros? ¿Alguna manía o costumbre especial en la escritura?

La composición estrictamente musical suele estar repartida, todos vamos trayendo algo, pero las letras recaen sobre todo en una sola persona, el que sea que se anime a hacerla, que suele ser el que la va a cantar. Y hay manías o costumbres, como dices, aunque en realidad nunca nos habíamos parado a pensarlas hasta que lo has preguntado. Por ejemplo, la letra es siempre lo último que trabajamos en la canción. Esperamos a que la música esté completamente terminada, con todas sus distintas partes y atmósferas, para ponernos seriamente con ella. Puede que acabemos usando frases que han aparecido antes mientras la canción se escribía, pero en general lo que solemos cantar mientras la componemos es diarrea verbal digna de un presidente del Gobierno hablando inglés. Además la letra suele venir en una sola noche. Unas vienen en media hora, otras llevan 3 o 4 horas y muchos cigarrillos. También como curiosidad te puedo decir que las suelo escribir con papel y lápiz, y solo las paso a ordenador cuando ya están totalmente terminadas. Me gusta tachar, hacer, deshacer y ver de dónde he venido hasta llegar al resultado final.

Por tanto, la letra siempre es consecuencia de la música, al menos en nuestras canciones. No decimos que sea de menor importancia (de hecho las subimos siempre junto a la canción) pero sí que vienen después, y que tienen unas reglas que respetar, ya sea la melodía, la fonética o el número de sílabas. Una vez allí, hay plena libertad. Hablamos de lo que nos da la gana, siempre y cuando sea honesto y personal. Incluso cuando es algo ficticio o en tercera persona, siempre es algo con lo que podemos sentirnos de alguna manera identificados o usar como metáfora de algo personal. Nuestras últimas letras suelen ser bastante crípticas y dejan espacio a la interpretación aunque para nosotros tengan todo el sentido del mundo, y un sentido además muy concreto. Creemos que le viene mejor al tipo de música que hacemos una letra así, que no algo confesional y nítido. Pero puede que esto en algún momento cambie. Qué cojones, puede que también la música cambie.

Además, le damos mucha importancia al título de la canción. Nos gustan los nombres de canciones que no aparecen en la letra, pero que la encapsulan de alguna manera.

En bastantes blogs musicales os comparan insistentemente con Ride, aunque a mí me sonáis más cerca de Black Rebel Motorcycle Club y The Brian Jonestown Massacre. ¿Opiniones al respecto?

Las tres comparaciones nos parecen un piropazo. Son bandas que nos encantan a varios miembros del grupo y en las que continuamente nos estamos inspirando, cuando no robándoles directamente de la manera más rastrera posible. Las sombras de BRMC (en las voces) y de Anton Newcombe (en las guitarras) son más alargadas, sí, pero los primeros Ride tenían una forma de conjugar melodías luminosas y etéreas con instrumentación oscura y repetitiva que también buscamos nosotros.

Aunque hay miembros que no han escuchado esos grupos en su vida (Hulio), o que no los pueden ni ver. Aquí cada uno es de su padre y de su madre.

Abordemos cuanto antes el tema del spam… ¿Qué andáis preparando para el concierto del 10 de marzo en Fardacho Royo, apertura del Ciclo 3ETR?

Un concierto a nuestro estilo, con la vieja fórmula Velcoro que tan bien nos está funcionando hasta ahora. Defender en Zaragoza nuestra música ha pasado de convertirse en un reto (ojo, que no quita el trabajo y horas que invertimos todas las semanas en el local) a convertirse en una experiencia única que nos encanta compartir con gente. Disfrutamos con ello y sabemos que mucha gente ha venido a vernos repetidas veces también lo hacen. No obstante, vamos a preparar alguna ida de olla más especial para este concierto...

Y permitidme la tontería, ¿sois conscientes del increíble honor y responsabilidad que supone?

Lo somos. Y siempre es un placer que nos llamen para participar en este tipo de eventos.

Recuerdo que en un concierto vuestro hace un par de años sonaron varias versiones de Donovan. La pregunta es obligada: ¿Qué diablos es “Mellow yellow” y a qué se refiere con “electrical banana”?

Sin haber analizado la letra en profundidad, te podríamos decir que alguno del grupo ha estado en comunión con conceptos del mismo tipo alguna vez, en algún estado al que sólo puedes acceder con técnicas que damos por supuesto que Donovan manejaba a la perfección.

Ahora en serio, ¿qué supone el espíritu de Donovan para la banda?

La verdad es que tampoco somos licenciados en Donovan ni mucho menos. Cuando estábamos empezando sí que tocamos “Hurdy Gurdy Man” en algún concierto y aunque decidimos pronto dejar de tocarla, tenemos un grato recuerdo y algún que otro vínculo que aún conservamos con la canción. Además queda de manera brutal cuando aparece en “Zodiac”, una de nuestras pelis fetiche.

Habéis sacado hace poco un EP a medias con Los Ojos en el sello zaragozano Analog Love. ¿Cómo es vuestra relación con la ya muy asentada escena neopsicodélica aragonesa?

La verdad es que Analog Love siempre ha contado con nosotros, por lo que tenemos una relación muy buena. Están revitalizando la cultura underground de la ciudad a base de jugarse su tiempo y su dinero, y eso es admirable. Sin embargo, nosotros no nos sentimos dentro de ninguna escena musical, ya que para eso se requiere un sentimiento de comunidad y un compromiso con el estilo musical que nosotros no tenemos.

Yo ya he caído un par de veces en el tópico y en la pregunta manida, pero ¿no os parece un poco cansino el tema de las etiquetas y las comparaciones?

Es inevitable que cuando un grupo no es conocido o está empezando, lo comparen o etiqueten para ubicarlo en un estilo musical. A nosotros no nos cansa porque nos han comparado con muchos grupos muy diferentes, y eso nos gusta. Al final, cuando escuchas un concierto de Velcoro te enfrentas a que “It Came Through Like a Bullet” sea puro psych-pop luminoso, “Storm and Drive” sea una especie de fusión entre The Who y Pink Floyd, e incluso a encontrarte con un ritmo jazz en 5/4. Evidentemente no queremos tirárnoslas de innovadores ni mucho menos, pero consideramos que, dentro de las bases de rock británico más bien noventero, intentamos movernos hacia delante y hacia atrás en el tiempo para conseguir un repertorio bastante heterogéneo. Esto puede tener su parte negativa, porque es más complicado desarrollar un sonido propio e identificativo, pero como ya hemos comentado, no tenemos suficiente compromiso con el estilo como para no intentar mezclar distintas influencias. Además, es muy claro que la etiqueta de psicodelia es demasiado amplia para establecer un estilo y comparar bandas. Por ejemplo, solo hablando de formaciones aragonesas etiquetadas como psicodelia, podemos encontrar a My Expansive Awareness, Los Ojos y nosotros, que desde nuestro punto de vista, no tienen absolutamente nada que ver entre ellas.

Hablemos de ese EP que nombraba antes, “Wake to the nightmare”. ¿En qué pesadilla tenemos que despertarnos?

La idea era extraer el título del disco de la letra de alguna de las canciones que lo forman, pero que no se repitiera mucho o fuera título de esa misma canción, que es el sumun de la vagancia. Al final usamos esa frase, que aparece en “Bullet”. Creímos que “despertar en la pesadilla” reflejaba bien al menos una parte importante del sonido y el espíritu del EP: intentar escapar de algo que te persigue y que no puedes dejar atrás. Los peores monstruos a fin de cuentas no te acechan en sueños, sino a plena luz del día. Y cada uno tiene los suyos.

Mi favorita es, sin duda, “It came through like a bullet”, para la que, además, hay un videoclip bastante lisérgico. ¿Qué me podéis contar del concepto y de la grabación? ¿Alguna anécdota?

Unos meses antes de comenzar la grabación del videoclip, del cual todavía no éramos conscientes de lo que queríamos plasmar en él, rondaban algunas ideas, esquemas y conceptos un tanto rebuscados. Prácticamente todos los que leímos el guion nos quedábamos con cara de haber visto una película dirigida por Stanley Kubrick, Denis Villeneuve y Luis Buñuel a la vez. Aquello no tenía sentido, pero parecía tener un mensaje muy elaborado. No obstante, las limitaciones nos hicieron adaptar un poco el videoclip, y ahí solamente quedaron reflejados aquellos ecos de locura iniciales.

Durante el fin de semana de grabación en Palamós conocimos a gente muy maja que nos ayudó a grabar y nos acompañó durante el proceso de rodaje. Pero las horas fuera de grabación, generalmente por la noche, ya que nos pegábamos desde el amanecer hasta el atardecer rodando, son de donde realmente podríamos sacar anécdotas suculentas y variopintas. Pero lo que pasa en Palamós, se queda en Palamós… Aunque pueda haber pruebas de todo ello.

Hilando ahora con vuestra anterior referencia, “It´s a Long Trip Out From The Mekong Delta”, se nota un largo camino entre el EP y este single en términos de sonido y madurez. ¿Ha sido una evolución natural o más buscada?

Una mezcla de ambas. Las dos canciones que forman nuestro primer EP fueron compuestas incluso antes de que Velcoro contase con su formación completa. Por aquel entonces todavía andábamos tanteando un poco el terreno y barríamos hacia casa, el britpop. Posteriormente, con la banda ya completa, las composiciones comenzaron a sonar inevitablemente más psicodélicas, como no podía ser de otro modo al introducir un sintetizador… Por otro lado, después de rodar un poco en los escenarios, nosotros mismos nos vimos más valientes para buscar un sonido más propio, aún cercano al britpop, pero con tintes más psicodélicos y sesenteros, y así llegaron las tres piezas que componen “Wake to the nightmare”. Eso en cuanto al sonido. En cuanto a la madurez, suponemos que es cuestión, simplemente, de que nos conocemos más como músicos, tanto entre nosotros como a nosotros mismos, y hemos aprendido a explotar nuestros puntos fuertes y a esconder nuestras carencias. En este caso sí que sería un desarrollo natural, inevitable por compartir tantas horas sobre escenarios y en el local.

Tengo una pregunta A y una B respecto al single.

A: ¿Por qué ese viaje al delta del Mekong?

Mekong tiene un significado curioso. El título está directamente robado de Thomas Pynchon. En su libro era una frase de la letra de una canción ficticia de un grupo de hippies pasados de rosca, y suponemos que hacía un juego de palabras con el difícil estado mental, tanto por la droga como por el trauma, que tiene alguien al volver de la guerra de Vietnam. Nosotros pillamos todas esas ideas y escribimos una canción sobre un soldado que, a punto de morir, saca fuerzas de flaqueza para mantenerse vivo y volver a casa. Al final Vietnam es una excusa para hablar sobre una persona que decide no rendirse, y el viaje al Mekong es toda la mierda en la que te puedes encontrar atrapado. Eso al menos es en lo que estábamos pensando cuando la escribimos, pero quizás a otra persona (si es que hay alguien ahí fuera escuchándola) le evoca algo distinto, y también está bien. Por eso no intentamos ser demasiado explícitos con las letras, que cada uno pueda bucear en ellas como quiera.

B: ¿Cuál es la carga más pesada que lleváis sobre los hombros?

The Heaviest Burden” nació de un riff rápido y repetitivo que trajo Jorge, el batería. Por analogía, él propuso que la letra hablara sobre el Eterno Retorno de Nietzsche. “El peso más pesado” es la manera en la que se refiere a él en un punto de “La Gaya Ciencia” (si no recuerdo mal, lo leí hace mucho), ya que la primera vez que te enfrentas cara a cara a la idea de eterno retorno te parece algo absurdo. Después pasa a convertirse en una carga, una gran responsabilidad. Luego en un suplicio, una tortura inacabable y, al final, encuentras la liberación cuando por fin lo aceptas.

Ya tenéis Madrid y Barcelona en vuestro haber. ¿Cuáles son las sensaciones de tocar fuera de tu ciudad?

Hemos tocado las dos capitales de la cultura musical hispana, y nos han abrazado con su calor humano por igual en ambos lugares. Hemos de reconocer que en Barcelona el concierto empezó muy frío con apenas 2 personas viéndonos (el técnico de sonido y Josete, que por entonces solo era fan incondicional de Velcoro y el cual ahora es nuestro teclista). No obstante, no pasaron muchos minutos hasta que la sala se empezó a llenar y la gente se iba volviendo cada vez más y más loca. Acabamos el concierto como uno de los más grandes de nuestra vida. Salimos coronados y eso nos hizo creer totalmente en que lo que estábamos haciendo, que llevaba buen camino.

En Madrid no queremos decir que no fuera así, la recepción del público fue espectacular también. Algunos testigos madrileños nos dijeron que hacía tiempo que no habían visto esa sala (Fun House) tan llena, lo cual nos supone un enorme honor trasladar la psicodelia y el pop zaragozano hasta allí junto a Los Ojos, y haber superado con éxito la barrera que hay tras salir de tu zona de confort y ser capaz de defender algo por lo que trabajas mucho.

El Tanque Rojo tiene una clara vocación multidisciplinar, así que voy a seguir por ese camino. En vuestro concierto para el ciclo Film-nic elegisteis “Dr. Strangelove” de don Stanley para que proyectase después. 2 preguntas: ¿Hay una influencia explícita de Kubrick en alguna faceta de Velcoro?

La mayoría de nosotros somos bastante cinéfilos, y en consecuencia, admiradores de Kubrick, pero creo que sería demasiado ambicioso decir que tenemos influencia explícita en nuestra música. Sin embargo, por buscar un punto de unión, siempre se ha dicho que Kubrick era extremadamente maniático y detallista a la hora de hacer cine. De hecho, sus rodajes duraban hasta cuatro veces más que un rodaje de una película de Hollywood comparable. Es cierto que nosotros, en algunos momentos, podemos ser demasiado quisquillosos en el proceso compositivo. Hasta te diría que hay canciones que nunca han sonado iguales en dos conciertos. Incluso una vez publicadas, cambiamos, añadimos y quitamos cosas que nos van dejando de gustar o que, simplemente, encontramos la manera de mejorar. Aunque a veces hay que poner el freno por puro pragmatismo, es una manera muy interesante de trabajar porque nunca dejas de explorar una canción y no te pones más límite que el tener el tiempo suficiente ensayar la nueva versión y así no destrozarla en el siguiente concierto.

Contadme algo sobre las portadas de “Wake to the nightmare” y “It´s a Long Trip Out From The Mekong Delta”: concepto, significado, autores…

Sobre la portada de ‘’Mekong’’ no hay mucho que decir, la verdad. Estábamos tan ansiosos por publicar el nuestro primer EP que nos valió con una foto libre de copyright y la tipografía menos cutre que pudimos encontrar. Y eso es, ni más ni menos. En el caso de ‘’Wake to the nightmare’’ nos tomamos la cosa con más calma, la cosa cambiaba, ya no éramos unos chavales que se autoproducían un EP, sino que íbamos a publicar un vinilo con Analog Love. Así que barajamos varias opciones, desde una foto tomada por David en sus travesías por Europa hasta un diseño en el que nosotros aparecíamos bañándonos en los sesos de una cabeza cortada por la base del cráneo. Lo que se puede ver sobre el cartón del vinilo no es sino el fondo sobre el que se estampaba ese mismo diseño. Está realizado por Marta Meléndez y desde aquí nos gustaría agradecerle la paciencia, pues somos muy puntillosos y cada prueba que nos mandaba le era devuelta con mil anotaciones y sugerencias, pero hemos quedado muy satisfechos con el resultado.

¿Tiene el grupo alguna otra influencia extramusical difícil de detectar?

Sí, unas de nuestras mayores influencias fuera de la música podrían ser Hunter S. Thompson como escritor y los Fettuccini Alfredo como plato de comida. También podría decirte otras referencias como Omael, Jesucristo y un amigo nuestro al que se le conoce como “el abogado”. Pero sin duda las dos primeras serían las más representativas.

¿Cuáles son los mejores libros que habéis leído en el último año?

“Matadero Cinco”, de Kurt Vonnegut. Es un libro que hemos leído varios de nosotros y nos encanta. También apostaríamos por “Fiesta” de Hemingway, “Matar a un ruiseñor” de Harper Lee y “El hielo en el fin del mundo” de Mark Rickard.

“Fariña” no lo hemos leído, pero queremos hacerlo.

¿Y películas?

Zodiac”, “Birdman”, “The man from Earth”, “La llegada”, “Nightcrawler”, “Enemy”… y apostando por el cine español, “Contratiempo”. Lo dejamos ahí, si no la lista sería interminable.

Hacednos una recomendación musical que nadie esperaría de vosotros.

Josete: Elder. Es una banda estadounidense que mezcla varios conceptos musicales tales como la psicodelia (aquí no hay sorpresa), el rock progresivo con pasajes épicos y sonidos de otra estratosfera, el stoner y doom metal (¡¡sorpresa!!).

Jorge: Nikki Minaj.

David: el disco “Kimono My House” de Sparks.

Una ciudad (y lugar en ella) donde tocaríais con presupuesto ilimitado y libertad de elección. Es el momento de soñar a lo grande.

En el teatro romano de Zaragoza. Sin gente. Como Pink Floyd en Pompeya, pero con toda nuestra cara dura. Aunque seguramente no somos los primeros que lo hemos pensado y por eso vamos a intentar dar otra respuesta un tanto diferente. Podemos bromear muchas veces con tocar en el FIB para, nada más salir al escenario, solamente poder decir: “¡¡buenas noches Benicasim!!”. O también ser el primer grupo en dar el primer concierto en una hipotética Cataluña independiente. Y puestos a creer, los viajes al espacio están cada vez más cerca. ¿Qué tal un bolo orbitando la Tierra? Las entradas son limitadas, ¡corred!

¿Nos podéis adelantar planes futuros de la banda?

En nuestros planes más cercanos la idea es simplemente seguir defendiendo el EP que grabamos hace ya más de un año. Estamos intentando cerrar fechas por toda la península mientras trabajamos en nuevo material. ¿Qué haremos con él? De momento la idea de grabar un LP todavía no nos agrada demasiado, nos vendemos al pequeño formato del EP, pero esta vez queremos hacer uno de verdad, con más temas de los que solemos acostumbrar y estamos estudiando cambios de estrategia para llevarlos a cabo con un sonido más puro y fiel a nosotros. Todavía esperamos una llamada de respuesta a nuestra propuesta por parte de Phil Spector o, en su defecto, la de C. Tangana.

Quiero terminar con una cuestión directa a David (voz y guitarra): ¿Has madurado ya o sigues pensando que Kula Shaker es el mejor grupo de la historia?

pa k kieres saber eso jaja saludos

Madurar está sobrevalorado.

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Entregaremos la mejor calidad posible.

  • Daremos libertad a los colaboradores en forma y contenido. Si es valioso, tendrá un sitio.

  • Nadie cerrará la página sin aprender algo nuevo.

  • Haremos que los lectores se interesen por temas de los que aún no saben nada.

  • Reivindicamos el valor de la subjetividad, sin escondernos en una supuesta objetividad para no tomar partido.

  • Lucharemos por ser mejores y dar más a nuestros lectores cada día.

  • No callaremos ante las injusticias con un silencio cómplice.

  • Uniremos nuestra voz con más proyectos interesante. Juntos llegaremos más lejos.

 

¡Bienvenid@ y muchas gracias por visitarnos!

 EL TANQUE ROJO :
  post recientes  
  SÍGUENOS  
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
 búsqueda por tags 
entradas relacionadas::

© 2016 El Tanque Rojo

  • Facebook B&W
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter B&W
  • Blanco Icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now