Trama Lezo: El apartamento

¿Alguien se acuerda de esa película de Billy Wilder? Sí, una comedia amarga basada en los bajos instintos y la búsqueda de estatus y que gira en torno a un piso. Todo empieza con un piso.

Pues el caso Lezo se parece mucho. Todo empezó con un apartamento; un ático, para ser exactos. Está basado también en la codicia y en la búsqueda interminable de estatus. Y, cómo no, tiene ese aire de comedia involuntaria que comparten todas las tramas de corrupción de este maldito país. No, el furor filibustero en Madrid no terminaba con la trama Púnica.

Todo empezó con un ático y acabó en un canal.

EL HEREDERO

Ignacio González inició su vida política de alto nivel en la primera legislatura de Aznar con una subsecretaría de Estado. Continuó hasta el final de la segunda legislatura, cuando dio el salto a la política autonómica de la manita de Esperanza Aguirre en 2003, cuya oscura llegada al poder ya comenté brevemente en la anterior entrega.

Entre González y Francisco Granados se repartieron todo el poder en la Comunidad de Madrid durante una década, uno como vicepresidente, dueño y señor del Canal de Isabel II y portavoz y el otro como superconsejero de Interior, Presidencia y Justicia. Era inevitable que se enfrentasen en algún momento y el ganador indiscutible fue Ignacio González. Se convirtió en el heredero del imperio Aguirre en 2012 tras la defenestración de Granados, cuando fue investido presidente autonómico.

Parecía que todo iba bien en su carrera. Sin embargo, pronto aparecerían los escándalos que terminarán años después con su futuro político y su libertad. El PP nacional le vetó como candidato en 2015, dando a entender que sabían o sospechaban algo y querían ocultarlo bajo las cortinas. González se lo tomó como un agravio personal y nunca perdonó a su sucesora Cristina Cifuentes.

ESTEPONAZO

En ese mismo 2012 comienza un quebradero de cabeza que haría daño a González hasta el día de hoy. El Mundo destapa en marzo la existencia de un piso de lujo en Estepona del que disfruta la familia González por un módico alquiler que es un tercio del precio de mercado. No es precisamente humilde: 500 metros cuadrados en la zona más exclusiva de la Costa del Sol y con vecinos ilustres como la mismísima Carmen Franco.

El asunto huele a podrido desde el principio e Ignacio González hace intentos desesperados por taparlo, cambiando su versión varias veces. Dijo que estaba alquilado y lo iba a comprar y luego que ya lo había comprado y faltaba inscribirlo. Efectivamente compró el piso, pero es curioso que también lo hizo por debajo del precio de mercado.

El resumen del fango es el siguiente: los González hacen uso de este ático desde 2008, que está a nombre de una empresa radicada en el paraíso fiscal de Delaware (¡!) y de un testaferro profesional (¡!). Este señor, Rudy Valner, era amigo personal y también testaferro de Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid e imputado en la operación Lezo. El rastro de las compañías pantalla sigue hasta Panamá.

El caso ha estado parado durante años por las presiones de Ignacio González y la interminable red de empresas pantalla que hacen casi imposible aclarar del todo la propiedad. González esquivó la dimisión utilizando tácticas subterráneas y unas increíbles maniobras de escapismo.

CANAL SOBRE AGUAS TURBULENTAS

Al Canal de Isabel II le ha pasado lo que a la reina del mismo nombre: salió al extranjero con graves dudas sobre su honestidad. Sin duda, era una empresa curiosa. De titularidad completamente pública, era la más grande de este tipo en la Comunidad de Madrid. Manejaba unas cantidades de dinero cada vez mayores e impresionantes infraestructuras.

El caudal empezó a arrastrar porquería ya en 2001, con la empresa aún bajo el control del expresidente Gallardón. De una forma inexplicable, una compañía pública que se dedicaba a gestionar el agua a nivel regional se lanza a invertir en América Latina. Bueno, en realidad no es tan inexplicable: es un perfecto ejemplo del capitalismo de amiguetes que campaba a sus anchas entonces por muchas administraciones. El Canal compra la empresa colombiana INASSA por 83 millones de euros. Más tarde se sabría que el valor real de la empresa no llegaba ni al 10% de esa cantidad. Alguien con mala intención podría pensar en malversación de caudales públicos.

12 años después, ya con González al timón, llegaría otra sospechosa inversión al otro lado del Atlántico, esta vez en Brasil. La rutilante compra de Emissao por 21 millones de euros no salió como esperaban. En tan solo 2 años el valor contable de la compañía ya era negativo: -6 millones.

En resumen, Canal de Isabel II compró Emissao a través de INASSA a través de una sociedad pantalla uruguaya. Lo que significó un sobreprecio de 20 millones de euros pagados con dinero de todos los madrileños. Ese sobreprecio, incluidas las comisiones y sobornos, se pagó de forma opaca en Suiza. Jugada maestra.

Pero los despilfarros impropios de una entidad al servicio de los ciudadanos también aparecieron en España. El gobierno de Aguirre inauguró a todo trapo un enorme campo de golf en pleno barrio de Chamberí, en el que, como todo el mundo sabe, solo viven familias con alto poder adquisitivo y está lleno de parques y otros servicios básicos. Además, no ha dado ningún problema, todo el mundo está contento y todo legal.

Durante más de una década la gestión del Canal ha sido vergonzosa, con el partido en el gobierno usándolo como su cortijo particular: enchufes, proyectos sin base de servicio público, inversiones sin sentido, malversación de dinero público… Todo el coctel saliendo directamente por los grifos de todos los madrileños.

MORTADELO Y FILEMÓN: MISIÓN COLOMBIA

Si creías que en el caso Púnica ya conté todo sobre la trama de espionaje de Madrid, estás muy equivocado. De hecho, faltaba la guinda. La Gestapillo brilló en su máximo esplendor al filtrarse un vídeo de Ignacio González y su séquito durante un viaje a Cartagena de Indias (Colombia) en 2008. Parte de las imágenes salieron a la luz un año después y González actuó de forma muy eficiente como zapador contra el escándalo, igual que con el ático.

El motivo oficial del viaje era una reunión con el entonces presidente colombiano Álvaro Uribe, pero llama la atención una escena concreta de vídeo hecho por los detectives (quién les contrató realmente sigue siendo un misterio). En un momento dado varios de los acompañantes de González (incluidos 2 directivos del Canal) entran en la casa de un conocido empresario colombiano llevando unas bolsas grandes de plástico. Salen a los 10 minutos sin ellas. La Guardia Civil cree, hombres desconfiados, que dentro de las bolsas había dinero en efectivo. Sin embargo, uno de los imputados de la operación trató de aclarar los hechos declarando que dentro solo había “una toalla, una gorrita y crema de sol”. ¿Te lo crees?

Para Ignacio González, los responsables de las grabaciones fueron sus enemigos declarados dentro del PP, buscando hundirle. Especialmente Álvaro Lapuerta (entonces tesorero y envuelto en también en otras porquerías) siguiendo órdenes de Mariano Rajoy y Francisco Granados.

No solo el vídeo persiguió a González casi una década, sino que además dio nombre a la Operación Lezo. Blas de Lezo fue un almirante español del siglo XVIII que defendió heroicamente Cartagena de Indias frente a los ingleses.

Pronto los días de gloria se iban a acabar.

LLOROS

El 19 de abril de 2017 Gonzalezo, el almirante del Canal, es detenido en su domicilio de Aravaca, cerrando un círculo de varios años fatídicos en el PP de Madrid. Esperanza Aguirre está cercada por la corrupción.

Y las evidencias son difíciles de rebatir: estaba rodeada por bandas criminales, cuyos cabecillas tenían su confianza. Durante mucho tiempo trató de eludir la responsabilidad con declaraciones como “He nombrado 400 altos cargos y me han salido rana 2” o la legendaria “Yo destapé la trama Gürtel. Sí, sí, sí”.

Al día siguiente, Aguirre aparece ante los medios llorando lágrimas de cocodrilo y ya el día 25 debe dimitir finalmente, incapaz de huir hacia adelante más tiempo.

MENSAJITOS

En el Partido Popular existe cierta debilidad por los mensajitos. Muy conocido es aquel mítico “Luis, sé fuerte”. Pues resulta que el mismo día de la dimisión de Esperanza Aguirre una filtración es la comidilla de los medios: el ministro de Justicia Rafael Catalá mandó unos equívocos SMS a Ignacio González pocos días después de su nombramiento, en noviembre de 2016. En esos momentos González estaba inmerso en la investigación sobre su ático, que llevaba tiempo haciéndole daño. En esos mensajes Catalá le desea que “ojalá se cierren pronto los líos”.

Aunque sospechoso, se podría otorgar al ministro el beneficio de la duda en un primer momento. Sin embargo, la cosa cambió con la actuación del recién nombrado fiscal jefe anticorrupción Manuel Moix.

El fiscal general del Estado siempre es nombrado por el Gobierno de turno, pero lo de José Manuel Maza, hoy fallecido, fue de un calibre tal que incluso llegó a ser reprobado en el Congreso. Después de 2 fiscales generales que dimitieron por presiones gubernamentales en menos de un año, Maza se plegó a los deseos del Gobierno e impuso en un área clave como anticorrupción al candidato preferido por el PP y los Lezos, sin ninguna experiencia previa en ese ámbito.

Los manejos indignos de Moix le echaron a toda la oposición encima y solo dimitió finalmente al descubrirse su participación en una sociedad opaca de Panamá. El fiscal anticorrupción que posee una empresa de dudosa actividad en un paraíso fiscal, maravilloso.

FILTRACIONES

Los tejemanejes no acaban aquí. El 8 de marzo de 2017, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, y Pablo González, el hermano de Ignacio y un mes después detenido en la operación Lezo, tuvieron una reunión. El día anterior Pablo González se enteró de que existía una investigación firme contra su hermano y, con sorprendente rapidez, Nieto le recibió. González le dijo textualmente a la salida a su hermano: “Ha sido muy interesante. Te lo contaré, pero no por teléfono”. Solo el hecho de la reunión exprés ya es grave y más lo es observar la influencia que tenían los hermanos González. Los fiscales encargados del caso sospecharon que pudo haber filtraciones por parte de Nieto en esta reunión, y este se defendió sosteniendo que no habían hablado en absoluto del caso. Lo que está claro es que Ignacio González poseía información privilegiada de su investigación y actuó en consecuencia, interfiriendo de forma preocupante en la investigación.

EL HERMANÍSIMO

Pablo González tiene un protagonismo destacado en una pieza separada del caso Lezo, el caso Defex, y es el nexo que conecta el Canal de Isabel II con la empresa pública Mercasa. Era directivo en esta compañía destinada construir y gestionar recintos para mayoristas de alimentación.

González (hermano) estaría implicado en el pago de sobornos para conseguir un contrato de construcción en Angola (¿?) que, obviamente, era muy importante para el beneficio de los contribuyentes españoles. Al parecer, el desfalco podría llegar a los 9 millones de euros. Y no solo en Angola se pagaban comisiones, también en República Dominicana, Argentina, Venezuela

Pero los inmersos en el escándalo Mercasa recibieron un inesperado regalo de Navidad en 2017. La noche del 25 de diciembre unos ladrones se colaron (¿se colaron?) en la sede de la compañía y casualmente solo se llevaron ordenadores, discos duros y documentación y ningún objeto de valor. ¿No es un poco sospechoso? Llamadme desconfiado.

Una vez más lo público al servicio de lo privado. Una vez más el sector público como cortijo de amiguetes en el que hacer favores, en el que no hay reglas.

Pablo González ha decidido colaborar con la Justicia, aportando hasta ahora información muy útil. Trató de exculpar a su hermano, sin conseguirlo, y confirmó la implicación en el cobro de sobornos al siguiente protagonista.

EL AMIGO DEL COLETILLAS

Aún no he hablado del hombre fuerte de Ignacio González en América Latina y ya iba siendo hora. Edmundo Rodríguez Sobrino fue detenido el mismo día que el cabecilla del Canal de Isabel II por, entre otras cosas, llevarse una comisión de casi 3 millones de euros por la compra de Emissao a través de INASSA (de la que era presidente ejecutivo) que luego repartió entre González, Luis Vicente Moro (aparecerá más adelante) y él mismo.

En el despacho de abogados de Rodríguez Sobrino confirmaron ante el juez sus sospechas sobre los manejos y reuniones constantes de la mano derecha de González en INASSA, además de su desconfianza en el expresidente madrileño, al que apodaban “el coletillas”, en un giro de sainete de los acontecimientos.

Además de la confesión de Pablo González, otras razones de peso sirvieron para incriminar a Rodríguez Sobrino. Por ejemplo, los 262.000 euros en metálico que encontró la fiscalía colombiana en un piso de Barranquilla a nombre de su hija. Los típicos ahorrillos bajo el colchón.

Eso no es todo, ya que en otro sorprendente giro de guion, Sobrino era consejero delegado de la editora del periódico La Razón. Por unos extraños juegos de poder que me sobrepasan, este hecho llevó a la imputación del inefable Francisco Marhuenda, director del periódico, y a Mauricio Casals, presidente, por coacciones y chantajes a Cristina Cifuentes, buscando que esta no tirase más de la manta en el asunto Canal de Isabel II con amenazas de una campaña de desprestigio en todo el conglomerado informativo de Grupo Planeta (Antena 3, La Sexta, Onda Cero, La Razón…). Oscuro. La maravillosa independencia de los medios.

UNA PAUSA

Para respirar unos segundos, dejo un cuadro resumen de los principales detenidos por el caso Lezo:

Fuente: https://elpais.com/elpais/2017/04/19/media/1492622732_097100.html

ORO PURO

Llego a uno de los platos fuertes de la instrucción de la operación Lezo. Organizaron un tremendo revuelo mediático y no es para menos. Al igual que ocurría con las del caso Púnica, las escuchas policiales a Ignacio González y otras personalidades políticas y empresariales dejan entrever la mierda que corre debajo del puro marketing político, de la hipocresía. Un mundo subterráneo de puñaladas, odios mortales y luchas de poder. Un mundo de influencias, de yo te rasco la espalda y tú me rascas a mí, sin sentimientos. Todo por la pasta y el poder.

a) Jueces y fiscales:

Antes hablaba de los fiscales Maza y Moix y de su dudosa independencia. Aquí hay pruebas bastantes concluyentes.

En estas conversaciones telefónicas entre González, el empresario Enrique Cerezo y nuestro amigo Eduardo Zaplana hablan sobre quitar y poner jueces, mandarlos a tomar por el culo, sobre fiscales buenos, buenos, sobre que tienen el gobierno y el ministerio de Justicia, joder.

Moix ofrece un sorprendentemente profundo conocimiento de los entresijos del Partido Popular, por no hablar de sus desayunos con alguien que lleva años siendo investigado por el asunto del ático de Estepona y después por el Canal de Isabel II.

b) Ático:

Ignacio González trató por todos los medios a su alcance de tapar el escándalo de su ático de lujo y torpedear las investigaciones judiciales sobre el asunto. Y lo hizo muy bien, hay que reconocérselo.

Recurrió hasta a personajes infames como el comisario Villarejo. Tendría que escribir un libro para contar todas las repugnantes aventuras del comisario por las fosas sépticas del poder. Para más información sobre este sujeto puedes consultar el brutal podcast “V, las cloacas del Estado” y la entrevista de Jordi Évole.

c) Rajoy y Aguirre:

González y Rajoy siempre han tenido una relación tirante. Cuando el hoy presidente perdió sus segundas elecciones frente a Zapatero hubo un Congreso Nacional del partido en Valencia en el que estuvo a punto de caer. Esperanza Aguirre quería ser la próxima candidata a la presidencia del Gobierno y utilizó a González como perro de presa, que dio un discurso muy crítico con la gestión de Rajoy. Finalmente, venció el sector marianista gracias a una intervención milagrosa a su favor del PP valenciano.

El tótem gallego no perdona con facilidad y González quedó para siempre marcado con esa traición y el expresidente madrileño estaba seguro de que Rajoy y sus acólitos conspiraban en su contra.

Las siguientes conversaciones de González con Eduardo Zaplana ponen de manifiesto las sangrientas luchas internas del partido popular. Detrás de los abrazos y los lloros de Esperanza Aguirre e Ignacio González se ocultaba un desprecio mutuo que no tarda en salir. En algún momento sale a la luz el nombre del semidesconocido Íñigo Henríquez de Luna, que ascendió a mano derecha de Aguirre en el pleno del Ayuntamiento de Madrid.

Es llamativa la comparación constante entre Aguirre y Rajoy, a los que ponen de vuelta y media. Especialmente duros son los comentarios sobre la exlideresa madrileña, que aparece retratada como histérica, implacable y con necesidad constante de mangonear a gente inferior. Dura es también la pelea a cuchillo a 3 bandas Soraya-Cifuentes-Cospedal.

e) Vicente Moro:

Ya tenía ganas de hablar de Luis Vicente Moro, que ofrece buenos momentos dentro de la trama. Este buen señor fue delegado del Gobierno en Ceuta, desde donde empezó a tener relación con Ignacio González cuando este era secretario de Estado de Extranjería. Ya tuvo unos problemas con la Justicia realmente extraños tras dejar la política en 2007 y poco después mete mano en el asunto de los espías en Madrid.

Sí, deja la política, pero se mantiene en la órbita del PP. No duda en advertir al Canal de Isabel II de un posible pelotazo en Brasil, donde él tenía negocios. Como ya sabemos, la empresa pública no duda demasiado y compra Emissao en 2013 con todos los maravillosos resultados que he estado repasando.

La Guardia Civil ya le seguía la pista y, durante un registro, encontró en su casa 30.000 euros en efectivo repartidos por varias habitaciones en una veintena de sobres. Vicente Moro conocía bien los entresijos del Partido Popular y hablaba frecuentemente con González, especialmente de los responsables de la trama de espionaje. Pero no solo hablaban de política, ya que el exdelegado del Gobierno ofrece en un momento una erudita disertación sobre la historia de los puticlubs en Palencia y destapa una surrealista conspiración de trata de blancas en el seno de la Iglesia Católica.

Aparece brevemente en esta conversación Javier López Madrid, yerno del constructor Villar Mir (Ministro con Aznar e imputado en el caso Bárcenas) y amigo muy cercano de los Reyes (quizá habría que decir “compi yogui”). Ya estuvo implicado en el escándalo de las tarjetas black de Bankia y fue detenido por supuestos pagos de comisiones a Ignacio González poco después que él.

ÚLTIMOS COLETAZOS

El caso Lezo se encuentra ahora mismo en plena efervescencia por su evolución en los juzgados. No solo han sido llamados a declarar Ignacio González (con algún millón menos) y los principales cabecillas de la trama, sino también los responsables de la compra de INASSA hace ya 17 años, cuando aún era presidente de la Comunidad de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón. Él no se encontraba imputado, pero decidió declarar voluntariamente en la comisión de investigación sobre el caso Lezo impulsada en la Asamblea de Madrid para defender la actuación de su equipo. Todos lo han negado todo, como era de esperar, y están en su derecho de hacerlo. Pero resulta que (sorpresa) Gallardón fue imputado y tuvo que defender lo mismo ante un juez.

Lourdes Cavero, mujer de Ignacio González, también está hundida hasta el cuello en la trama por blanqueo de capitales. La Guardia Civil registró la casa de subastas Segre, de la que era presidenta.

Tampoco puedo dejar de lado a la estrella estrellada Cristina Cifuentes, pues su hipocresía parecía no tener límites: se hizo ver como una limpia y nueva luchadora contra la corrupción y, al mismo tiempo, trataba de ocultar información a otros partidos y a la Justicia. Ejemplo de ello son las actas del Canal de Isabel II, que el gobierno de Madrid se negaba a entregar usando excusas falaces. Veremos cómo termina esto.

CODA

Has podido comprobar las infinitas redes de influencias que se van tejiendo desde el poder para extraer beneficio. Lo ocurrido en el Canal de Isabel II, en Defex o en Mercasa es un auténtico saqueo del dinero de todos. Un robo vergonzoso.

En cada escucha compruebo esa impunidad que sentían algunos responsables públicos. Creían que estaban por encima de la ley después de tantos años en el pedestal, de esbirros que les hacían la pelota y demás privilegios. La opinión pública debe conocer los abusos y no mirar hacia otro lado. Para que los escándalos estallen, una prensa tan cercana al poder no es la mejor aliada. Para que la impunidad desaparezca es necesario que los ciudadanos recuerden y que castiguen el crimen en las urnas.

Conocer y no olvidar.

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Entregaremos la mejor calidad posible.

  • Daremos libertad a los colaboradores en forma y contenido. Si es valioso, tendrá un sitio.

  • Nadie cerrará la página sin aprender algo nuevo.

  • Haremos que los lectores se interesen por temas de los que aún no saben nada.

  • Reivindicamos el valor de la subjetividad, sin escondernos en una supuesta objetividad para no tomar partido.

  • Lucharemos por ser mejores y dar más a nuestros lectores cada día.

  • No callaremos ante las injusticias con un silencio cómplice.

  • Uniremos nuestra voz con más proyectos interesante. Juntos llegaremos más lejos.

 

¡Bienvenid@ y muchas gracias por visitarnos!

 EL TANQUE ROJO :
  post recientes  
  SÍGUENOS  
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
 búsqueda por tags 
entradas relacionadas::

© 2016 El Tanque Rojo

  • Facebook B&W
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter B&W
  • Blanco Icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now