El sacrificio de la mano-reptil: México en los hermanos Coen

ALERTA SPOILER Si no has visto Sangre fácil, querrías hacerlo y odias con toda tu alma que te destripen aunque sea mínimamente un pelicula, te aconsejo no seguir leyendo.

Una mano enguantada, casi ser independiente, repta por la pared exterior buscando una ventana mientras comienzan a sonar acordes a lo lejos, todavía irreconocibles.

La mano pertenece al cruel cowboy M. Emmet Walsh (perfil), cuya cabeza separada del cuerpo por el marco de la ventana del baño hace presagiar funestos acontecimientos.

La mano enguantada tantea la ventana más cercana, a apenas un metro de la otra. Trata de abrirla con dificultad. Hasta ese momento hemos observado desde el exterior; la perspectiva cambia. Ahora vemos en escorzo desde el interior de la habitación contigua un lagarto perlado de 5 patas que se desliza hacia nosotros. En la casa hay otra persona. No sabemos dónde está, pero lo sospechamos.

La mano enguantada se desliza con lentitud, con lentitud cuidadosa. Se masca el suspense. Entonces otra mano agarra y tira. Sin previo aviso, una tercera cierra el marco atrapando a la enguantada. Vamos al baño con Walsh y le miramos gritar. Sin respirar, volvemos al cuarto contiguo, primer plano de la mano-reptil, donde la otra mano extraña blande un filo y clava profundo. Mano-reptil sangra. Vuelta al perfil de Walsh desde fuera, agoniza, berrea, el marco de madera se cierra en torno a su cuello. Mano-reptil sangra sangre espesa. Una mujer, Frances McDormand (primer plano), perpleja por lo que sus manos extrañas han hecho por sí solas. Vuelta a Walsh empapado en dolor. Vuelta a McDormand incrédula. Mano-reptil retuerce su cuerpo mutilado, su lamento inunda los oídos. Perfil de Walsh sufre. Mano-reptil se agita. Perfil de Walsh tira desesperado de mano-reptil, buscando liberarse. Primer plano McDormand va volviendo en sí, retrocede unos milímetros. Estamos a su espalda, un estruendo de luz estrecha nos sobresalta a todos. Primer plano McDormand despierta de su ensueño. Vuelve espalda McDormand, a la que rodeamos para acercarnos al disparo. Hay una segunda bala, que arrastra más luz hacia la habitación oscura. Primer plano McDormand retrocede. Miramos la pared. Primer plano McDormand retrocede. La pared sigue recibiendo disparos luminosos. Primer plano McDormand transmite miedo congelante. Las balas siguen hiriendo las sombras, las vemos desde otro lugar, más cerca, de lado, entran desde la derecha, en perpendicular al cuchillo carcelero de mano-reptil, crucificándola y sellando su destino. Regresamos al lugar anterior. Silencio. Primer plano McDormand retrocede más y retrocedemos con ella mirando la pared hendida. Entramos al baño directos a los pies de Walsh, a su sombrero, a los casquillos. Cae al suelo la pistola flácida, ya ha eyaculado todo su magma perforador. Miramos a primer plano McDormand de forma diferente. 6 agujeros de bala se reflejan en la ventana, emerge un rugido, Walsh golpea la pared en desesperación. Nuevo primer plano McDormand observa paralizada. Más cerca, sentimos la vibración de la pared. Perfil Walsh golpea boqueando, ya no puede respirar, asfixiado por la madera. Nuevo primer plano McDormand. Pared golpeada. Nuevo primer plano McDormand sale de nuestra vista y solo queda oscuridad. Entonces irrumpe la música y retrocedemos en el tiempo y en el espacio.

La revolución, México. El bigotudo, engalanado, condecorado Pedro Armendáriz se traga su orgullo y comanda una serenata bajo el balcón de María Félix, último recurso para conquistarla. Hace su entrada el Trío Calaveras y entonan una canción que pasa a la historia del cine, que une culturas, tiempos y épocas: La malagueña.

El sacrificio de la mano-reptil es el final de la primera película de los hermanos Coen, Sangre fácil (1984), y tras la apoteosis de La malagueña continua más y mejor. El film cae a veces en el plano superfluo de arte y ensayo, pierde ritmo en algunos puntos y ciertos personajes quedan algo planos, pero se redime en esa impresionante conclusión, una primera muestra de grandeza de la pareja de cineastas.

En esta secuencia deciden dialogar con la clásica cinta mexicana Enamorada (1946), dirigida por Emilio “el Indio” Fernández. Bien podría haberse titulado también Enamorado, ya que es el tosco general revolucionario Reyes el que pierde la cabeza por la corajuda hija de un cacique local tras entrar triunfante en Cholula.

Como la mayoría de los trabajos de Fernández, Enamorada peca de gigantismo emocional: está llena de suspiros impostados, miradas al infinito y amores más grandes que la vida. Una búsqueda constante de lo sublime que deja exhausto al espectador. Sin embargo, son también 10 minutos de metraje (10 minutos dura el sacrificio de la mano-reptil), en este caso 2 escenas, los que redimen la película.

El general Reyes (Pedro Armendáriz) ahoga en la cantina el rechazo y el desprecio de la adinerada Beatriz Peñafiel (la magnífica María Félix, la Doña del cine azteca), cuando uno de sus subordinados, un mayor ya ajado y curtido en mil batallas (el eterno secundario Eduardo Arozamena), se acerca varias veces y le habla de su mal de amores, arrastrado durante años. Hace falta ser muy macho para pedir perdón, ese es el consejo del viejo soldado. El momento es cercano y veraz, grabado con sobriedad, carente de pomposidad alguna. Digno broche en la carrera de Arozamena, siempre en la sombra.

A raíz de su plática con el mayor decide el general Reyes ir a suplicar al balcón de Beatriz acompañado del Trío Calaveras, que interpreta la canción que 38 años después también sonaría en Sangre fácil. Su actuación es inmejorable y el Indio Fernández ya quedó contento en la primera toma.

Llegamos al punto culminante de María Félix en la cinta: un apabullante primerísimo plano de los ojos de la diva, cortesía del legendario director de fotografía Gabriel Figueroa, responsable de la imagen de muchas películas mexicanas de Buñuel y, en Hollywood, de algún que otro trabajo de Ford y Huston, Óscar mediante. La propia actriz contaría más tarde que Figueroa le hizo lavarse 21 veces los ojos con manzanilla hasta conseguir el brillo adecuado. Valió la pena, la Félix demuestra que nada tiene que envidiar a ninguna primadonna europea o estadounidense. La cinta tuvo tanto éxito que 4 años después se hizo una versión USA con Armendáriz protagonizando, Fernández en la dirección y Figueroa en la fotografía, pero fracasó al sustituir a María Félix por la insulsa Paulette Goddard.

Así pues, los hermanos Coen utilizan el clásico mexicano en voz de Raúl Prado de forma soberbia, no solo homenajeando el trabajo de Fernández y Figueroa, sino incrustándolo en la espina dorsal de la película. La malagueña no parece ser una canción de banda sonora extradiegética al uso, solo escuchada por los espectadores. Al contrario, primero suena en la lejanía, dando la impresión de venir de alguna casa vecina y luego los Coen suben el volumen, haciéndonos dudar de su procedencia, convirtiéndola en un personaje más.

La tonada inmortal hermana y equipara a dos mujeres fuertes como Félix y McDormand, una en el mismo momento de su rendición y la otra en el mismo momento de su victoria.

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Entregaremos la mejor calidad posible.

  • Daremos libertad a los colaboradores en forma y contenido. Si es valioso, tendrá un sitio.

  • Nadie cerrará la página sin aprender algo nuevo.

  • Haremos que los lectores se interesen por temas de los que aún no saben nada.

  • Reivindicamos el valor de la subjetividad, sin escondernos en una supuesta objetividad para no tomar partido.

  • Lucharemos por ser mejores y dar más a nuestros lectores cada día.

  • No callaremos ante las injusticias con un silencio cómplice.

  • Uniremos nuestra voz con más proyectos interesante. Juntos llegaremos más lejos.

 

¡Bienvenid@ y muchas gracias por visitarnos!

 EL TANQUE ROJO :
  post recientes  
  SÍGUENOS  
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
 búsqueda por tags 
entradas relacionadas::

© 2016 El Tanque Rojo

  • Facebook B&W
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter B&W
  • Blanco Icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now