Relatos de la semana, palabras del día

Poemas comprometidos, misterios, recuerdos, excusas, búsquedas... Recuerdo el modus operandi: un algoritmo elige diariamente una palabra concreta que aparece destacada en la web del Diccionario de la RAE y yo, ávido de retos sin sentido, me saco de la manga un relato utilizando las 7 palabras de cada semana.

Si quieres, échales un vistazo a los relatos anteriores. Aquí vienen las 4 historias del mes de marzo.

06/03/19

Palabras del día: mirabrás, taula, letraherido, ontología, apropincuarse (pretérito perfecto simple), bruxismo, ventrílocuo

La ontología describe las convulsiones retorcidas del ser con herramientas que no comprendo. En el mismo nivel incomprensible se movía para mí, así que le dejé hacer.

No suelo perder nunca el celo profesional, aun así, confieso que sentarme a escuchar el recital no tenía justificación usando razones meramente operativas. Yo estaba allí para matar a aquel hombre, a aquel cantaor, y pude haberlo hecho antes, en los prolegómenos, camuflado por el caos del preparativo. Sin embargo, no lo hice. Y me senté a escuchar.

Apareció cuando guitarristas y palmeros ya empezaban a impacientarse. Era rotundo de una forma difícil de explicar. Parecía una de esas construcciones megalíticas, un dolmen, una taula balear. Torso desproporcionado, panza robusta, cuello de toro y piernas largas y delgadas. Un hombre horizontal.

Se arranca con un mirabrás profundo, compás de soleá que arrastra. Yo no soy ningún letraherido ni intelectual sensible, pero perdí pie con la tierra, perdí la noción del tiempo. Sonoridades de otra era salían por esa garganta y empujaban el suelo hacia la tiniebla.

El hombre ponía el cuerpo y los antepasados gemían desde el pozo ancestral. Era un mal ventrílocuo, no se esforzaba en fingir que no era muchos, muchos otros a la vez. Sus dientes chocaban en trance rítmico, como bajo bruxismo.

Quién sabe cuándo terminó, de seguro era noche cerrada. El lugar se vació pronto. El hombre también salió y volvía a casa. Me apropincué en silencio hasta sentir su corpulencia.

Nunca pregunto las razones. Todos tenemos razones, la mía es el dinero. Me dan un nombre y actúo. Si un corazón de preguntase sus razones, dejaría de latir.

No sé por qué le dejé cantar, no sé por qué disparo. El ser no puede describirse, el ser solo es.

14/03/19

Palabras del día: ataché, foceifiza, picar el tiquete, papiroflexia, cablear (infinitivo), asana, contaje

Fenecer, cascar, espichar, estirar la pata, ponerse el pijama de pino, picar el tiquete… A Francisco Pérez de Isla la carrera diplomática lo había armado con una panza prominente y con multitud de sinónimos. También para la muerte.

De un tiempo a esta parte, Francisco Pérez de Isla estaba obsesionado con la muerte. Tal vez por la decadencia creciente o los mechones de pelo marchitos en la almohada cada mañana o las miradas inexistentes de las mujeres. No lo sabe. Ni una leve sospecha. El caso es que no podía pensar en otra cosa.

Y tampoco es que temiera perder riquezas fabulosas o embriagantes placeres, no. Su vida era anodina hasta el extremo. Francisco Pérez de Isla era un agregado de embajada, un simple ataché. Pero la muerte está en su mente a todas horas. Y Francisco Pérez de Isla intentaba por todos los medios alejarla.

Primero, entregándose con furor a la papiroflexia, sin resultado. Terminaba confeccionando ataúdes, guadañas, calaveras. Luego probaba torpemente a meditar o a probar alguno de los asanas que aprendió durante su estancia en Oriente. Era inútil. Al final siempre se encontraba a sí mismo tieso, tumbado boca arriba con las manos cruzadas en el pecho, en posición de faraón yacente.

Quizá daba un paseo, esperando que la contemplación de los sublimes mosaicos y foceifizas de las mezquitas libanesas elevase los ánimos de su espíritu. Nada. Beirut bien podía ser un mausoleo, una ciudad de los muertos.

A la noche, ni el contaje metódico de ovejas daba resultado. Francisco Pérez de Isla, notorio durmiente, pasaba las horas en blanco, mirando al techo. Una tortura.

Algún diablillo travieso había entrado en su cabeza para cablearle el seso a su maligno antojo.

Finalmente, Francisco Pérez de Isla resolvió abandonar su dieta. Se trataba tan solo de hambre.Tras ello, no volvió a pensar en la muerte hasta el mismo momento en que hubo de dejar este mundo.

20/03/19

Palabras del día: orzar, juramentación, superwoman, hasta, tris, orgullo, idiopático

Me faltaban las palabras para describirte. Hoy día tal vez te dijera superwoman o empoderada, pero entonces era inútil. No se te describía y basta. No hizo falta juramentación oficial, tomaste lo que te correspondía por derecho.

Dominando el buque, inmóvil mirando al horizonte hasta que el velamen de otra víctima se recortaba en el azul celeste caribeño.

Mandabas dejar de orzar con voz seca, a arribar todo, y la tripulación completa se volvía manada de lobos.

Para los hombre de bien vuestro orgullo era idiopático, de causa inexplicable y misteriosa, por ser miserables y piojosos. En un tris se lo hacíais pagar caro. En un tris te reconocían. La pirata más peligrosa de las Antillas.

27/03/19

Palabras del día: habeas corpus, discinesia, turborreactor, metempsicosis, trivializar, calefactable, ceroma

Diría, aun a riesgo de trivializar el asunto, que la metempsicosis o transmigración de las almas es una doctrina espiritual a turborreactor. Inigualable para recalentar la cabeza a jovencitos clasemedianos confusos. Sin embargo, esa escalera hacia la perfección con indeterminados escalones tiene sus puntos débiles: carece de habeas corpus; es decir, no hay ningún juez ante el que presentar una queja, “con posesión de mi cuerpo para exponer, digo que no es justo y exijo otra reencarnación”. No. Hay que aguantarse.

En cuanto a otras opciones más clásicas por estos lares, tenemos el cristianismo de toda la vida de Dios, el dogma calefactable por excelencia: calienta los espíritus dubitativos y da gustito. Todo irá bien, tranquilo. Solo cree, arrepiéntete y tendrás una eternidad placentera a tu disposición. Cualquiera dice que no. Como inconveniente, una notable discinesia del pensamiento crítico, anquilosamiento del músculo escéptico.

Ante estos temibles adversarios, un agnóstico, un ateo, incluso un pintoresco pagano a la griega, tan solo puede hacer como los viejos luchadores olímpicos y untarse bien de ceroma antes de presentar desigual batalla.

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Entregaremos la mejor calidad posible.

  • Daremos libertad a los colaboradores en forma y contenido. Si es valioso, tendrá un sitio.

  • Nadie cerrará la página sin aprender algo nuevo.

  • Haremos que los lectores se interesen por temas de los que aún no saben nada.

  • Reivindicamos el valor de la subjetividad, sin escondernos en una supuesta objetividad para no tomar partido.

  • Lucharemos por ser mejores y dar más a nuestros lectores cada día.

  • No callaremos ante las injusticias con un silencio cómplice.

  • Uniremos nuestra voz con más proyectos interesante. Juntos llegaremos más lejos.

 

¡Bienvenid@ y muchas gracias por visitarnos!

 EL TANQUE ROJO :
  post recientes  
  SÍGUENOS  
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
 búsqueda por tags 
entradas relacionadas::

© 2016 El Tanque Rojo

  • Facebook B&W
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter B&W
  • Blanco Icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now